Los "fregados" de Ángel

Blonda, Chantilly, y un largo etcétera. 

Yo, cuando conocí a Ángel, sabía que le encantaban los retos. Pues nada, al niño se le ha antojado hacer el más difícil todavía, y ahí lo tenemos. Sólo ruego que no se le meta en la cabeza cruzar el Atlántico en un tronco de pino.. por favor.. por favor...